Viajes con salud

Viajes con salud

Se acercan las vacaciones y con ellas la planificación de los viajes. La sensación que experimentamos antes, durante y después de un viaje, es mucho más placentera que cualquier cosa material.

Por ello, para que el viaje no nos juegue una mala pasada en nuestra salud, se debe solicitar información de los posibles riesgos existentes en el destino elegido y conocer la mejor forma de proteger nuestra salud y minimizar el riesgo de adquirir enfermedades, sobre todo si nos desplazamos a destinos exóticos o tropicales, o países en vías de desarrollo.

Desde la oficina de farmacia queremos orientarte y darte algunas recomendaciones para que tengas viajes con salud.

Antes del viaje

Cualquier viajero que tenga intención de visitar un destino en un país en desarrollo debería acudir a un centro especializado en medicina del viajero al menos 4-8 semanas antes del viaje. Para recibir toda la información de manera exhaustiva e individualizada debe acudir al Centro de Vacunación Internacional más cercano.

Sanidad Exterior: Rambla Santa Cruz, 169. CP: 38001 - Santa Cruz de Tenerife. Teléfono: 922 99 92 10. Fax: 922 24 14 56.

VACUNACIÓN.

En algunos viajes es necesario la administración de vacunas dependiendo del país de destino, la edad o el estado de salud, para la prevención de enfermedades infecciosas.

Vacunas obligatorias

Exigidas por algunos países. Sólo se administran en los Centros de Vacunación Internacional.

  • Fiebre amarilla.
  • Meningitis meningocócica.
  • Poliomelitis.

Vacunas recomendadas

Para prevenir  posibles enfermedades del país que visita.

  • Fiebre tifoidea
  • Cólera
  • Hepatitis A/ A+B
  • Rabia
  • Tétanos
  • Encefalitis japonesa
  • Encefalitis centroeuropea

Enfermedades que no disponen de vacunas y requieren medidas de prevención.

  • Paludismo o malaria

Enfermedad que se transmite a través de la picadura de un mosquito. No se dispone de vacunas, por lo que será importante tomar medidas de prevención: Quimioprofilaxis (medicamentos antipalúdicos), uso de repelentes de insectos, protegerse con ropa adecuada.

  • Virus del Zika

Virus transmitido principalmente por la picadura de un mosquito, que produce síntomas leves (fiebre, erupciones cutáneas, malestar general).

Especial cuidado en embarazadas, por posibles malformaciones en el feto. No se dispone de vacuna ni tratamiento con fármacos, por lo que será importante tomar medidas de prevención: uso de repelentes de insectos, protegerse con ropa adecuada, en las relaciones sexuales, utilizar preservativos por riesgo de transmisión sexual.

 

 

Durante el viaje

Precauciones a considerar durante el viaje:

  • Cuidados respecto al agua y alimentos, beber agua embotellada o tratarla previamente, lavarse las manos para comer, no tomar vegetales o frutas sin pelar, evitar carnes y pescados crudos y leches o quesos no pasteurizados, evitaremos la diarrea del viajero, que es el problema sanitario más común con el que se encuentra el viajero.
  • Prevención de picaduras de mosquitos y otros insectos, si es posible alojarse en edificio bien construido y bien conservado, con tela metálica en puertas y ventanas. Si no se dispone de esta protección deben cerrarse puertas y ventanas durante la noche. Duerma cubierto por un mosquitero si está en el exterior o no tiene malla metálica. Vestir ropa cómoda protegiendo pies y brazos evitando los colores oscuros. Impregnar las partes expuestas del cuerpo con un repelente (aerosol, lociones o cremas). Pregunte en su farmacia.
  • Prevención de mordeduras de animales. En zonas con rabia endémica evitar el contacto con perros y gatos domésticos y el contacto con cualquier animal salvaje. En cualquier caso, toda mordedura animal debe lavarse con agua y jabón y un desinfectante, acudir a un médico para valorar la vacunación.

Los viajeros a zonas tropicales, sub-tropicales y desérticas deben ser conscientes de la posible presencia de serpientes, arañas y escorpiones venenosos. Las serpientes muerden y los escorpiones pican especialmente de noche. El uso de zapatos cerrados o de botas es recomendable. Examinar zapatos y ropas antes de ponérselos sobre todo por la mañana, ya que las serpientes y escorpiones tienden a resguardarse en ellos. El envenenamiento por serpientes, arañas y escorpiones venenosos constituye una emergencia médica que requiere atención inmediata. En caso de envenenamiento por animales acuáticos el tratamiento dependerá de si hay una herida, un pinchazo o una reacción cutánea.

  • Precaución en los baños, sobre todo de agua dulce. Las aguas contaminadas pueden ser causa de infecciones de ojos, oídos e intestinales. Actividades como nadar, pescar y caminar con los pies descalzos por ríos , arrozales o terrenos fangosos también exponen al viajero a este tipo de enfermedades.
  • Comportamiento y costumbres sociales: riesgos de accidentes, de violencia y enfermedades de transmisión sexual.

Se aconseja un seguro de viaje, para cubrir cualquier riesgo de accidente.

Evitar enfermedades de transmisión sexual (sífilis, gonorrea, infección por Chlamydia o Tricomoniasis), frecuentes causas de infertilidad, enfermedad y muerte. A pesar de ello sigue habiendo viajeros que no abandonan sus comportamientos o prácticas de riesgo. Las medidas preventivas para evitar las infecciones de transmisión sexual son las mismas en el lugar de residencia que en el extranjero. No debe juzgarse por la apariencia ya que la mayoría de las personas infectadas parecen sanas y no muestran síntomas de enfermedad.

Como método de barrera se debe usar el preservativo.

  • Síndrome de la clase turista. Relación entre viajes largos e inmovilización con la trombosis venosa. Se recomienda estirar las piernas, levantarse con frecuencia, las medias de compresión pueden reducir la trombosis.
  • Medidas específicas respecto a riesgos ambientales, como el calor, la radiación solar, el frío, la altura, etc...La disminución de oxígeno en zonas de gran altitud son el origen de una serie de síntomas que engloban el nombre de mal de altura o de montaña. No se puede predecir quién va a desarrollar el mal de altura. Los cambios repentinos de temperatura y humedad pueden tener efectos adversos a la salud. La radiación ultravioleta (UV) del sol incluye radiación UVA y UVB, ambas perjudiciales para la piel y los ojos. La radiación UVB es especialmente intensa en verano y en el periodo de 4 horas alrededor del mediodía solar.

 

Después del viaje

  • Prestar atención a tu salud durante los 7 días siguientes al regreso.
  • Ante cualquier síntoma de enfermedad, acudir al médico, es fundamental referir siempre el viaje a los datos que se aportan al médico, hasta 12 meses después de haber vuelto del mismo.
  • Tener en cuenta que algunas enfermedades tropicales no se manifiestan inmediatamente

 

 

Botiquín del viajero

Ante la realización de un viaje es recomendable preparar un botiquín de viaje, donde se incluirán los  medicamentos de dolencias comunes, artículos de primeros auxilios, y cualquier producto sanitario que pueda necesitar el viajero durante su estancia.

Los medicamentos que necesitan receta deben ir acompañados con un informe del médico (nombre genérico), y en el equipaje de mano para evitar posibles pérdidas durante el viaje, aunque sería recomendable por medidas de precaución llevar por duplicado la medicación en el equipaje facturado. Recuerda que las insulinas no deben ir facturadas por los cambios de temperatura que sufren las bodegas de los aviones.

Recuerda que los medicamentos siempre se administran según indican los prospectos.

 

 

Cualquier duda consulta a tu médico o farmacéutico.

¡Disfruta del viaje!

 

“ Los viajeros nunca piensan que ellos son los extranjeros ”-Manson Cooley.