Quemadura solar

Quemadura solar

El eritema solar, vulgarmente conocido como quemadura solar, es muy frecuente en esta época estival, donde no solo la radiación es mayor, sino que nos exponemos más a la misma en la playa, piscina, o paseando en las vacaciones.

La causante de estas quemaduras es la radiación solar, concretamente la radiación UV, que es la responsable de que aparezca el eritema en la piel, a la vez que nos broncea y nos produce también daño en el ADN celular. La quemadura y el enrojecimiento se la debemos a la radiación UVB, de mayor energía, afectando a la epidermis y dilatando los capilares sanguíneos, lo que se traduce en el aspecto enrojecido de la piel.

Tipos de quemaduras

El eritema es un trastorno de la piel que se produce cuando hay un exceso de riego sanguíneo por vasodilatación. Provoca enrojecimiento e inflamación y es un síntoma que nos puede indicar varias patologías, aunque ahora sólo nos ocupe el eritema térmico, por radiación solar.

El tiempo de exposición sin protección solar, será el factor más determinante a la hora de evaluar la gravedad de la quemadura. Otro factor importante es la zona donde recibamos la radiación, pues no es lo mismo el nivel del mar, que zonas altas de montaña donde la radiación recibe menos filtros de la atmósfera y es más dañina en días soleados.

Por término general, suelen ser eritemas leves a moderados, que a parte del enrojecimiento se manifiestan con picor y calor en la zona afectada, y tras el paso de las horas, se produce la descamación de la capa cornea de la epidermis.

De forma excepcional, encontramos eritemas que cursan con vesículas y ampollas, e intensa descamación, picor intenso, mal estar general, vómitos y fiebre.

Tratamiento de las quemaduras solares

  • El primer paso para tratar el eritema solar, es retirarse de la fuente de radiación, es decir, evitar que nos siga dando el sol, el día de la quemadura, y los posteriores hasta que la piel se recupere por completo.
  • De forma genérica, se trata enfriando la zona quemada para bajar la temperatura de la piel y evitar que el calor siga penetrando en sus capas, nunca se debe aplicar hielo, pues produce una fuerte vasoconstricción que puede agravar el problema. Aplicaremos compresas frías o agua en una ducha o baño.
  • También cremas aftersun con propiedades refrescantes y altamente hidratantes, o alguna crema de aloe vera para aprovechar su acción refrescante y regeneradora de la piel.
  • Si fuera necesario, podemos usar una crema o ungüento con corticoides tópicos, para recuperar la piel y evitar el pico e inflamación.
  • Siempre se ha de evitar tapar la quemadura, y si aparecen vesículas y ampollas, estas nunca se deben romper, para evitar una infección.

Para todos los consejos, y adquirir los productos para el tratamiento, no dudes en preguntar a tu farmacéutico. En Farmacia Marítima, tenemos alta variedad de productos y experiencia en este tipo de patologías.

Nuestros consejos para evitar la quemadura solar son dos muy claros:

  • Usar protector solar tópico siempre de alto factor de protección -SPF- y aplicarlo debidamente media hora antes de la exposición y en cantidad adecuada.
  • Tomar protección solar oral en cápsulas unos 30 días antes de la exposición solar. Existen numerosos preparados de este tipo en el mercado, que son antioxidantes potentes que nos protegen de los radicales libres y el daño celular, y consiguen evitar o retrasar el eritema. Su composición suele presentar polipodium leucotomos, astaxantina, vitamina E, C y D entre otros.