Paracetamol e Ibuprofeno, en el punto de mira

Paracetamol e Ibuprofeno, en el punto de mira

La actualidad en el mundo de la farmacia nos lleva estos días a cuestionarnos de nuevo, si el ibuprofeno y el paracetamol, precisan de receta médica para su dispensación, a tenor de las recientes publicaciones en medios de comunicación masivos, y por tanto, a tenerlos en el punto de mira.

Las dispensaciones diarias en oficina de farmacia de medicamentos que precisan receta médica, pero que no es solicitada, son numerosas, pero sobre todo necesarias. Hay que recordar que detrás de esas dispensaciones, hay un profesional sanitario aconsejando y supervisando la medicación del paciente, y que además descongestiona los servicios sanitarios para el consejo de patologías menores.

Lo que estos días sucede con el paracetamol y el ibuprofeno, no es nada nuevo, ya está legislado, y recogido en la Ley de Garantía y Uso Racional del Medicamento (2015), donde se establece la necesidad de receta médica para estas dos moléculas.

¿Por qué surge la polémica ahora?

A pesar de que la normativa no ha cambiado, los farmacéuticos, de la mano de diversas entidades como el Consejo General de Colegios Farmacéuticos, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, o los propios colegios de farmacéuticos, han comenzado a tomarse más en serio las restricciones que la norma recoge.

Los problemas cardiovasculares, hepatotóxicos, renales e infecciosos fundamentalmente, que producen estas dos moléculas si se toman en dosis altas, o en pacientes con patologías complejas como polimedicados, edad avanzada, toma de antibióticos, anticoagulados, alcoholismo, etc, hacen que se extremen las precauciones con el único fin de mejorar la seguridad de los pacientes.

¿Por qué se venden sin receta?

Como todo en la vida, este tema tiene muchos matices, y la clave de este problema es la dosis de la que estemos hablando. Tanto el paracetamol como el ibuprofeno tienen una estrecha ventana terapéutica , es decir, si aumentamos la dosis sensiblemente, aparecen rápidamente los efectos tóxicos de su metabolismo.

Por este motivo, las dosis de paracetamol de 1g e ibuprofeno de 600mg, son con obligada receta médica, pues debe haber seguimiento médico de ese paciente que requiera altas dosis.

Del mismo modo, las dosis inferiores de paracetamol de 650mg y de ibuprofeno de 400mg, se pueden dispensar sin receta médica, recibiendo la pauta y consejo del farmacéutico.

Ponemos como ejemplo la dosis tóxica crónica del paracetamol, que es de 4 g/día durante 2 ó 3 días seguidos, por lo tanto, si dispensamos un envase de paracetamol de 1g con 40 comprimidos, es fácil deducir que el paciente tiene muchas probabilidades de manejar erróneamente el medicamento, y sobrepasar la dosis diaria durante varios días seguidos, exponiéndose a la toxicidad.

Ibuprofeno y paracetamol